lunes, 18 de enero de 2016

Sábado 30 de Enero: Un Día con tu Padre: Taller de Constelaciones en Sabadell

Sábado 30 de Enero

UN DÍA CON TU PADRE

Taller de Constelaciones Familiares

de 10 a 14 horas y de 16 a 19 horas

La felicidad está en tomar nuestras raíces.
Si no las tengo, no me siento segur@ para ir a donde sea. 
Cuando ya tengo a mis padres puedo ir a donde quiera porque los llevo conmigo.

En este taller profundizaremos en nuestro vínculo con el padre.
Si la madre es el fundamento o cimientos de nuestra vida
el padre es nuestra relación con el éxito profesional, con nuestro hacer en el mundo.
Así como es el vínculo con él,
así tu te vinculas a tus proyectos profesionales o vitales.

El hijo varón aprende a ser padre a través de su propio padre.
 Aprende a tratar a su mujer como su padre trataba a su madre.

Para la hija mujer su padre es el primer vínculo con un hombre, 
del que se perpetuarán patrones de relación con los hombres: como pareja, jefes, compañeros...

En la fricción con el padre se forja la templanza, la rebeldía, la prudencia... en una palabra, el carácter que vamos a necesitar para que cuando crezcamos salgamos adelante en la vida.

¿Quiero ser feliz? ¡SI!
¿Quiero reconciliarme con mis padres? ¡Sí!
Solo si digo un Sí grande puedo avanzar.
Puede ser que quiera dar el Sí pero sienta que algo me lo impide...


La relación con tu padre no es solo un asunto personal. 
Se necesita llegar a la comprensión profunda de que entre él y tú hay una herida 
que pertenece a nuestra cultura predominantemente patriarcal, 
que muchos de los sentimientos que pueden invadirnos tienen la raíz en el pasado familiar,
pertenecieron a nuestras ancestras y ancestros;

Durante el taller nos apoyaremos en el método de Constelaciones Familiares para alumbrar aquellos obstáculos que nos impiden "tomar" a nuestro padre y sanar el vínculo con él.
Además se ofrecerán otras herramientas terapéuticas complementarias para ayudarte en lo que puedas necesitar.



El trabajo puede realizarse igualmente tanto nuestros padres están vivos o ya hayan fallecido.
Con tu inscripción recibirás vía mail, una preparación al taller y posterior a este, material complementario como ayuda al proceso de integración y crecimiento personal.

Lugar: 
Centre Terapèutic Xué, SL
Rambla 62, 3º 08201 Sabadell
info@centre-terapeutic-xue.com

Taller Facilitado por:
Psicóloga General Sanitaria, Consteladora y Moon Mother Avanzada

Inversión: 
65 €con constelación
35 € sin constelación

Información e inscripciones: 
inmapsi@gmail.com - 654 11 25 58

Entrevista desde MAIME sobre la relación entre padres e hijas: Pincha aquí

martes, 22 de diciembre de 2015

17 de Enero: Taller de Constelaciones Familiares: LOS ÓRDENES DEL AMOR

¡Este taller es ideal para empezar a conocer este método! 

Domingo 17 de Enero

TALLER DE CONSTELACIONES FAMILIARES 



LOS ÓRDENES DEL AMOR

Abordaremos las distintas necesidades de l@s participantes.

Será buen momento para mostraros los principios que rigen los sistemas humanos, que son los llamados Ordenes del Amor, pues son la base para este trabajo.
Estos, permiten que la armonía fluya en las relaciones y no reproduzcamos los patrones emocionales y comportamentales de nuestros ancestros.

Puedes venir con intención de desplegar tu constelación o solo como representante.
Si nunca has participado en un taller, puedes aprovechar para descubrir esta fascinante vía de conocimiento y transformación personal, familiar, social y espiritual.

Si siempre miramos las cosas del mismo modo vamos a ver lo mismo.
El método de Constelaciones Familiares permite mirar desde otro lugar, de forma que hallemos soluciones donde antes solo había callejones sin salida.

Es un camino profundo de autoconocimiento y sanación de patrones emocionales y de conducta que llevamos muy arraigados en nosotros.

En este taller podrás abordar aquellos asuntos, dificultades o conflictos que hay en tu vida.
Podemos abordar dificultades relacionales para:
encontrar o permanecer en pareja, con tu madre, tu padre, jefes, amig@s...
Revisión de proyectos, falta de prosperidad...
Estados emocionales que se repiten, depresión o falta de vitalidad, ansiedad, frustración...
¡Ven a descubrir nuevas posibilidades en tu vida!



Las Constelaciones Familiares son un camino profundo de conexión con el ser, una herramienta de crecimiento personal, familiar, grupal. Nos ayudan a mirar el mundo a nuestro alrededor de una forma nueva. Al percibirlo desde esta nueva mirada, más amplia que la habitual, donde antes percibíamos un callejón sin salida, se abre un camino de solución.

Este método y filosofía para la vida es la culminación de muchas vías psicoterapéuticas, sabidurías ancestrales y herramientas al servicio de la vida.

Contempla la dimensión transgeneracional de nuestra existencia y poco a poco, cada vez más, se va descubriendo el soporte científico que hay detrás de lo que en principio parecía inexplicable. Su fundamento y potencia hace que su incorporación a las universidades y uso por instituciones y empresas de todo el mundo, sea cada vez mayor y haya tomado fuerza a nivel mundial. seguir leyendo...

 Facilitado por Gabriella Robles
Psicoterapia, Constelaciones Familiares y Espiritualidad Femenina
(Psicóloga General Sanitaria)

Lugar: YogaVital
Pº Independencia 24-26 Piso 7 Puerta 10
ZARAGOZA

Horario: de 10 a 14 y de 16 a 20 horas 

Precio:
Con constelación personal: 70€
¡Antes del 12 de enero: 65€!
Sin constelación personal: 35€

Información e Inscripciones: 
inmapsi@gmail.com - 654 11 25 58


SOBRE LAS CONSTELACIONES FAMILIARES



Todos formamos parte de una familia. Estamos unidos por profundos lazos de amor y lealtad. 
En muchos casos, este amor que puede llevarnos a la felicidad, también nos puede traer dificultades y desdicha.
 La dinámica del taller permite sacar a la luz las lealtades ocultas y establecer los llamados Órdenes del Amor. 
La imagen de la constelación actúa a nivel profundo iniciándose un proceso de integración del pasado personal
 y familiar que permite abrir nuevas vías de solución en la vida del participante.

Las constelaciones familiares son un método para la resolución de conflictos 
y la restauración del orden y el equilibrio de la familia y en distintos grupos humanos. 
Son utilizadas como herramienta de crecimiento personal, familiar y grupal.

En un taller de Constelaciones, el consultante presenta su situación, es decir, 
su problema o sus síntomas y lo que pretende como solución. 
El terapeuta entonces le pedirá que le indique sobre personas y eventos de su vida,
 así como también de las generaciones de sus padres y de sus abuelos. 
Con estos hechos y con las reacciones emocionales y corporales, el terapeuta conducirá la constelación.

Las constelaciones familiares son terapias breves. 
A través de pocos movimientos sacan a la luz aquello que en la familia había quedado oculto y,
 a menudo surgen las soluciones espontáneamente. 
A estas soluciones se llega por medio de las sensaciones corporales de los representantes, 
que van a producir en ellos un movimiento. A esto Bert Hellinger llama el movimiento del alma. 
A partir de aquí se inician los procesos de cambio en el sistema familiar que llevan al cambio en la vida del cliente.

LAS CONSTELACIONES FAMILIARES NOS AYUDAN A
Vivir más conscientes, equilibrados y libres despertando el maestro que llevamos dentro

Cortar lazos de ataduras y frenos para vivir plenamente el presente
y crear un futuro más acorde con la esencia de cada uno.

Comprender las experiencias vividas y extraer de ellas un aprendizaje que
nos sitúe en un nuevo punto de partida, desde el agradecimiento
y la reconciliación profunda con uno mismo y con cada persona y situación de nuestra vida.

Fluir con los cambios y desafíos que se nos presentan a lo largo de la vida logrando la estabilidad interna.
Descubrir las fuerzas creadoras que nuestra red familiar y social entraña.


PARTICIPACIÓN
En el trabajo de constelaciones todos los asistentes se nutren personalmente de las dinámicas que surgen,
 tanto los que exponen su caso como los representantes en la constelación y los observadores. 
Es un trabajo en círculo y grupal donde todos están dentro, a la misma distancia del centro
 y donde la participación o la observación en vivo incide y transforma tanto a nosotros 
como al sistema, red, familia a la que pertenecemos, dando vigor y equilibrio

Bert Hellinger, filósofo, psicoterapeuta, pedagogo y teólogo alemán realizó una síntesis de diversos métodos psicoterapeuticos
 hasta desarrollar su propia Terapia Sistémica y Familiar: las Constelaciones Familiares.
 Es una de las figuras claves del mundo psicoterapéutico actual. 
Sus libros están siendo traducidos a muchos idiomas y sus enseñanzas divulgadas por todo el mundo.

Más información sobre Constelaciones Familiares

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Sábado 19 Conferencia y Domingo 20 Taller: Masculino y Femenino: La Pareja Interior

Sábado 19 de Diciembre
Conferencia: LAS CONSTELACIONES FAMILIARES
Un Puente Hacia Nuestra Evolución
19 horas ENTRADA LIBRE


Muchas de las decisiones que tomamos, conflictos que vivimos, tendencias, incluso enfermedades, tienen una raíz en el pasado familiar. 
A través de una constelación puede salir a la luz aquello que quedó  sin resolver y que pulsa dentro para que por fin pueda ser sanado, trascendido y nos llegue todo lo que nuestros ancestros verdaderamente deseaban para nosotros, sus descendientes:
 las cualidades que desarrollaron en sus vidas, y toda la fuerza de superación que desarrollaron para poder pasar la vida hasta nosotros.
________________________________

Domingo 20 de Diciembre
Taller: MASCULINO Y FEMENINO: LA PAREJA INTERIOR

Así como se relaciona esta pareja interna,
así luego nos relacionamos con la pareja en nuestra vida.
Si dentro de nosotros estos aspectos no se encuentran,
tampoco es posible el encuentro fuera. 
Yo llevo en mi interior como mi madre trataba a mi padre,
y también como mi padre hacía con mi madre.

Llevo incluso la pareja interna de cada uno de ellos como herencia, dentro de mí y más allá...


  Masculino y femenino son los dos aspectos en que se manifiesta la vida.
Se muestran en las plantas, los animales y también en cada uno de nosotros.
Dos ojos para percibir el mundo.
Dos hemisferios cerebrales.
Cada uno procesando la misma información de manera diferente.

Por ejemplo:
El lado masculino o hemisferio izquierdo ve: "love"
El lado femenino o hemisferio derecho ve: "evol",
y el hombre dice: "las mujeres no son lógicas, está claro que es: "love"
Sin embargo ella siente: "evol" con fuerza.

Cuando izquierda y derecha se abren el uno al otro,
descubren que son la misma imagen vista desde los dos lados del espejo.
Si logran unirse, entrarán en un lugar mágico llamado:
UNIDAD, TOTALIDAD, ABSOLUTO, UNIVERSO... AMOR

Desde hace miles de años, diversas culturas y tradiciones de sabiduría, practicaban el arte de vivir en la Unidad. A través del profundo respeto por cada forma de vida, de la responsabilidad ante los pensamientos que cada uno lanza al mundo y las emociones que desprende, para cocrear un mundo en armonía.
Hacia el equilibrio entre izquierda y derecha, arriba y abajo, vida y muerte,
cuerpo y espíritu... MASCULINO Y FEMENINO

En este taller puedes descubrir cómo es la relación entre tu masculino y femenino internos
 e impulsar su encuentro en UNIDAD

 Realizaremos dinámicas y trabajo con las creencias,
emociones y formas de obrar de nuestros ancestros
que puedan estar limitando tu vida en relación al
ENCUENTRO, MANTENIMIENTO Y DISFRUTE EN PAREJA

Desplegaremos constelaciones familiares cuando facilite su integración, nos serviremos de meditaciones y comprensiones en torno a las polaridades.


Taller Creado y Facilitado por
Gabriella Robles
Psicoterapia, Constelaciones Familiares y Espiritualidad Femenina
(Psicóloga General Sanitaria)

Lugar:
YogaVital
Pº Independencia 24-26 Piso 7 Puerta 10
ZARAGOZA

Horario: 
de 10 a 14 y de 16 a 20 horas 
Precio del taller:
Con constelación personal: 65€
Sin constelación personal: 35€

Información e inscripciones: 
inmapsi@gmail.com - 654 11 25 58

lunes, 16 de noviembre de 2015

Taller Un Día con tu Padre: GIRONA 12 y 13 de Diciembre - SABADELL 30 de Enero

Taller de Constelaciones Familiares

La felicidad está en tomar nuestras raíces.
Si no las tengo, no me siento segur@ para ir a donde sea. 
Cuando ya tengo a mis padres puedo ir a donde quiera porque los llevo conmigo.

En este taller profundizaremos en nuestro vínculo con el padre.
Si la madre es el fundamento o cimientos de nuestra vida
el padre es nuestra relación con el éxito profesional, con nuestro hacer en el mundo.
Así como es el vínculo con él,
así tu te vinculas a tus proyectos profesionales o vitales.

El hijo varón aprende a ser padre a través de su propio padre.
 Aprende a tratar a su mujer como su padre trataba a su madre.

Para la hija mujer su padre es el primer vínculo con un hombre, 
del que se perpetuarán patrones de relación con los hombres: como pareja, jefes, compañeros...

En la fricción con el padre se forja la templanza, la rebeldía, la prudencia... en una palabra, el carácter que vamos a necesitar para que cuando crezcamos salgamos adelante en la vida.

¿Quiero ser feliz? ¡SI!
¿Quiero reconciliarme con mis padres? ¡Sí!
Solo si digo un Sí grande puedo avanzar.
Puede ser que quiera dar el Sí pero sienta que algo me lo impide...
La relación con tu padre no es solo un asunto personal. 
Se necesita llegar a la comprensión profunda de que entre él y tú hay una herida 
que pertenece a nuestra cultura predominantemente patriarcal, 
que muchos de los sentimientos que pueden invadirnos tienen la raíz en el pasado familiar,
pertenecieron a nuestras ancestras y ancestros;

Durante el taller nos apoyaremos en el método de Constelaciones Familiares para alumbrar aquellos obstáculos que nos impiden "tomar" a nuestro padre y sanar el vínculo con él.
Además se ofrecerán otras herramientas terapéuticas complementarias para ayudarte en lo que puedas necesitar.



El trabajo puede realizarse igualmente tanto nuestros padres están vivos o ya hayan fallecido.
Con tu inscripción recibirás vía mail, una preparación al taller y posterior a este, material complementario como ayuda al proceso de integración y crecimiento personal.

Sabadell 
Centre Terapèutic Xué, SL
Rambla 62, 3º 08201 Sabadell
inscripciones
info@centre-terapeutic-xue.com

Girona
ArA Gestalt
Carrer Nou, 4 - 17001 Girona
inscripciones
silvia@aragestalt.com

Taller Creado y Facilitado por:
Gabriella Robles
Psicóloga General Sanitaria, Consteladora y Ser Puente

Información
inmapsi@gmail.com - 654 11 25 58

Entrevista desde MAIME sobre este trabajo: Pincha aquí

lunes, 26 de octubre de 2015

Sobre los Errores de los Padres

Comparto este escrito de autor desconocido para mí, agradeciendo profundamente su mensaje:

A menudo tendemos a culpabilizar a nuestros padres de los muchos fallos que cometieron con nosotros y prometemos que, con nuestros hijos, lo haremos mejor. Con el tiempo, nos damos cuenta de que tampoco somos unos padres perfectos.
Y es que todos, gracias a los aciertos y a los errores vividos, llegamos a ser lo que somos y podemos crecer desde la comprensión, el amor y la gratitud.



Era una tarde de finales de septiembre. De no ser por una suave ventisca que levantaba algunas hojas, nada hacía presagiar la inminente llegada del otoño. El aire acondicionado no andaba muy fino y las personas asistentes al acto, que llenaban por completo el patio de butacas, dibujaban un mar de colores con el vaivén de sus abanicos.Transcurridos los cinco minutos de rigor sobre la hora prevista, dio comienzo la primera asamblea general de la flamante Asociación Nacional Contra los Errores de Nuestros Padres.Tomó la palabra la presidenta, flanqueada por la vicepresidenta y el secretario y por dos vocales de la junta directiva, situados estos a ambos extremos de la mesa, a los pies de la cual resplandecía un precioso ramo de azucenas amarillas.Todos ellos tenían carreras relacionadas con la educación, la pedagogía o la psicología, así como una brillante trayectoria profesional, lo cual era toda una garantía para el resto de los socios, que ese día estrenaban su carné.

Para ser considerados miembros de pleno derecho, los socios y socias habían tenido que firmar una declaración en la que manifestaban su firme voluntad de no cometer los mismos errores que sus padres.
Después de unas palabras de bienvenida, la presidenta leyó los estatutos, elaborados tras unos meses de trabajo y aprobados por unanimidad, y expuso el plan que cada delegación territorial debería seguir en sus reuniones mensuales, hasta que, a finales de septiembre del siguiente año, volvieran a reunirse de nuevo en asamblea.

LA LISTA DE LOS FALLOS

La tarea que los miembros de las distintas delegaciones tenían que hacer ese primer año fue relativamente fácil. Los padres y madres debían redactar un listado exhaustivo con todos los errores que habían cometido sus progenitores con ellos y las consecuencias que les habían acarreado.

–Mi padre era muy autoritario y tenía muy mal genio –decía uno.
–Mi madre era muy mandona y muy controladora con los hijos –decía otra.
–La mía no es nada cariñosa, nunca me ha dicho que me quiere –añadía otra.
–Mi padre fue siempre muy duro y muy distante con nosotros –lamentaba un padre.
–Mis padres me hacían regresar a casa por la tarde mucho antes que a mis amigas –se quejaba una madre.
–A mí nunca me daban dinero para ningún capricho ni me dejaban ir a ningún sitio sin ellos o sin mi hermano –explicaba otro.
–Mi madre no me ha reconocido nunca ningún mérito, parece que no se alegre cuando algo me va bien –se lamentaba otra.
Y así un largo etcétera. Elaboraron largas listas sin dificultades; hablaron largo y tendido de sus traumas, frustraciones y descontentos, algo sumamente necesario y liberador siempre y cuando no se le tome el gusto. La asamblea general del primer año fue un éxito rotundo.

La tarea del segundo año fue también bastante fácil. Partiendo de las listas de errores que habían confeccionado el primer año, cada grupo debía elaborar un perfil de cómo tenían que ser un padre y una madre perfectos. Se trataba de algo tan simple como cambiar cada error por su contrario y, de un modo casi matemático, lograban esbozar sin demasiadas complicaciones el perfil que se les había pedido.

EN POS DE UNA UTOPÍA


Era obvio que los padres y madres perfectos tenían que ser cariñosos, dialogantes, cercanos, comprensivos, generosos, permisivos, pacientes y un montón de virtudes más, entre las que destacaba un gran anhelo compartido por todos: no dañar ni frustrar nunca a sus hijos, bajo ningún concepto.

Como decía el poeta Joan Brossa,hay que apuntar al infinito para avanzar unos pasos, y estos padres y madres perseguían, sin duda alguna, un alto y noble propósito.

Fue realmente coser y cantar, y la asamblea general del segundo año fue otro éxito.
La tarea del tercer año se complicó un poco.

Llegaba el momento de la verdad,de pasar a la acción y poner en práctica todo lo trabajado hasta entonces.Tenían que ponerse manos a la obra para evitar cometer los mismos errores que sus padres, observar los resultados y valorar hasta qué punto conseguían acercarse al perfil de padres perfectos que habían confeccionado.

Dado que se trataba de una empresa bastante más ardua, se marcaron un plazo de tres años hasta proceder a la evaluación definitiva de los resultados.

ENFRENTAR LA REALIDAD

La tercera asamblea general de la Asociación Nacional Contra los Errores de Nuestros Padres, al contrario de las dos anteriores, fue un auténtico desastre. La mayoría de los asistentes expusieron que habían empezado con muy buen pie, con grandes ilusiones y grandes esperanzas. Pero, conforme fue pasando el tiempo, fueron surgiendo una serie de dificultades que no habían previsto y que dieron al traste con sus expectativas iniciales.

He aquí algunas de dichas dificultades, expresadas con las palabras de los propios padres y madres, y recogidas en el acta de la solemne tercera asamblea:

DIFICULTADES DE LOS PADRES

–Cuanto mejor quiero hacerlo, peor me sale.
–Cuanto más empeño pongo en evitar los errores que cometieron mis padres conmigo, más los reproduzco. Es como si hubiera un imán que me atrajera hacia ellos.
–Cuando les digo a mis hijos que voy a hacerlo mejor de lo que lo hicieron mis padres conmigo, lo que piensan mis hijos no es que yo lo haga mejor que mis padres, sino algo tan simple como que lo propio de los padres debe de ser cometer errores.
–Cuanto más sé, más dudas tengo y más miedo me da equivocarme.
–Tal vez he conseguido no cometer algunos de los errores que cometieron mis padres, pero he cometido otros que ellos no cometieron conmigo, sin duda alguna.
–Cuando digo a mis hijos que mis padres no me consentían lo que les consiento yo a ellos,no hago otra cosa que desautorizarme a mí misma. Les doy a entender que mis padres tenían autoridad sobre mí, y yo, en cambio, no la tengo sobre ellos.
Casi todas las intervenciones iban en esa línea. Los resultados fueron tan nefastos que la tarea que se propuso para la cuarta asamblea fue replantear el propio cometido de la asociación y redactar unos nuevos estatutos más realistas. Una de las propuestas que prosperó de inmediato fue cambiar el nombre de la asociación.

EQUIVOCACIONES QUE SON ACIERTOS

Un grupo de padres sugirió que ya no se llamara Asociación Nacional Contra los Errores de Nuestros Padres, sino Asociación Los Padres y Madres Cometemos Errores.
–Y aciertos –añadió uno de los miembros.
–Y aciertos que son errores –añadió otro.
–Y errores que son aciertos –puntualizó un tercero yendo más allá.
–Ambos son las dos caras de una misma moneda –sintetizó otro padre.
–No te puedes quedar con una sola de las caras –observó una socia.
–Al fin y al cabo, somos lo que somos gracias a los aciertos y a las equivocaciones –dijo otra.

Partiendo de estas premisas, redactaron unos nuevos estatutos que establecían, entre otros, los siguientes principios:

Todos los padres y madres cometemos errores, aunque nos cueste reconocerlo.

–Los errores son inevitables y necesarios y, salvo ciertas excepciones, no revisten tanta importancia como les damos.

–Para crecer y madurar, lo acertado y lo correcto no son suficientes. También lo equivocado y lo imperfecto es necesario a veces.

“Incluso un reloj estropeado está acertado dos veces al día”, escribió Paulo Coelho.

–Empeñarnos en evitar los errores que cometieron nuestros padres puede llevarnos a no hacer nada o a cometer otras equivocaciones distintas o tal vez peores.

El psicólogo Paul Watzlawick decía que lo contrario de lo malo no es necesariamente lo bueno.

–Cuando queremos evitar algo, ese algo nos persigue y camina con nosotros. La atención que ponemos en aquello que rechazamos hace que lo atraigamos inconscientemente y con mucha más fuerza.

–No existen los padres y madres perfectos.

–Nuestros hijos e hijas no necesitan padres y madres perfectos. Necesitan,simplemente, padres y madres que ocupen su lugar como tales y ejerzan sus funciones con aplomo y determinación, asumiendo que, a veces, lo harán bien; otras veces, regular, y otras,mal.Y, en el fondo, será bueno.

–Nuestros padres cometieron una serie de errores y nosotros, queramos o no, vamos a cometer otros parecidos.

–Nuestros padres hicieron lo mejor que supieron, acorde con los tiempos que les tocó vivir.Y nosotros vamos a hacer también lo mejor que podamos en función de nuestra realidad actual, que es distinta, y comporta, por lo tanto, nuevas posibilidades de actuación y nuevos parámetros.

–No podemos dar a nuestros hijos lo que a nosotros nos faltó.Tampoco podemos educarlos partiendo de nuestras frustraciones e insatisfacciones. Lo mejor que podemos dar a nuestros hijos es lo que sí tenemos, lo que hemos sido capaces de tomar de nuestros padres, aciertos y errores incluidos, y algo de lo que los nuevos tiempos y la evolución del conocimiento nos han ofrecido de más.

–En lugar de afanarnos en superar a nuestros padres o en evitar cometer los mismos errores que ellos, es más saludable y efectivo agradecer lo que hemos recibido a pesar de todos los pesares y mejorar lo mejorable, desde la sencillez y la humildad.

CONSTRUIR DESDE EL AMOR

Después de una primera etapa natural y necesaria de oposición y confrontación respecto a lo que habían recibido de sus propios padres,los miembros de la asociación se dieron cuenta de que no era posible edificar nada estable sobre las ruinas de lo que había sido demolido, sino sobre los cimientos del amor, la gratitud y el reconocimiento.

La tarea que iban a proponer para el siguiente año estaba muy clara y fue muy bien recibida: elaborarían otra lista, pero de todo aquello que, con más o menos acierto, habían recibido de sus propios padres y les había servido en la vida para convertirse en las personas que eran; de todo lo que podían pasar a sus hijos como un valioso tesoro, como la llama sagrada que unas generaciones entregamos a otras para que el milagro de la vida se perpetúe.

martes, 26 de mayo de 2015

SOBRE EL MAL USO DE LAS CONSTELACIONES FAMILIARES

Ya son varias personas que me expresan su parecer poco favorable sobre la experiencia que han tenido con las Constelaciones Familiares, sin poder descubrir el valor que verdaderamente contiene este método de terapéutico de aproximación sistémica a nuestra realidad vital.
Revisemos pues nuestra labor como consteladores y demos luz a quien se acerca a conocerlas, para que verdaderamente sea la poderosa herramienta de sanación y crecimiento personal que puede ser.
Empecemos desde lo sencillo:
Una constelación con muñecos o patrones es una consulta, una orientación sobre posibles soluciones a una situación. No es un trabajo fenomenológico en si, aunque el terapeuta se base en su percepción sobre el cliente y los cambios sutiles que se perciben en él durante la sesión.
Reflexionemos:
¿Hasta qué punto el muñeco puede mostrar una dinámica sistémica real? ¿Puede el muñeco seguir su movimiento como lo hace un humano dentro del campo de conciencia de la constelación? La respuesta es: No
¿Puede el muñeco dar el feedback sobre como se siente en ese lugar? También No
Tan solo el cliente puede decir cómo se siente ante cierta colocación de los muñecos, sabemos que es solo una imagen espacial que pretendemos llevar al interior. Algo que sana, alivia y orienta sobre la solución y que nunca se debe juzgar como real, por la sencilla razón de que los muñecos no se colocan solos en ese lugar, ¡los colocamos nosotros!
Así pues, el trabajo con muñecos en sistémica es una valiosa herramienta para acercar al cliente a posibles soluciones, nunca para emitir juicios y conclusiones sobre lo que realmente está sucediendo dentro de un sistema.
Es más, la información en la que se basa tal asesoría es la proporcionada por el cliente, la cual es subjetiva y aún suele serlo más cuando alguien está dentro de una relación difícil.
Recientemente he tenido la experiencia de ser juzgada por las conclusiones a las que se llegó en una cosntelación con muñecos basada en la información sesgada que presentó la cliente. Ante los juicios infundados sobre mi persona,  y ajenos a lo que yo consideraba, solicité una sesión con la misma terapeuta. Mi versión de la realidad tomaba un nuevo punto de partida y las conclusiones a las que se llegó contradecían el anterior trabajo. Lo que mostró la sesión fue algo muy diferente y mucho más amable con mi persona.
¿Qué conclusiones sacamos ante esto? Respuesta: Si no somos honestos con nosotros mismos, acabamos alimentando nuestra mentiras y aplicando erróneamente las herramientas terapéuticas de que disponemos. Esto puede hacer un gran daño a otros y nos ciega a nosotros.


Hasta aquí lo fundamental sobre el trabajo con muñecos, pero también las Constelaciones Fenomenológicas, (las que se despliegan a través de representantes humanos) necesitan ser bien entendidas. La pregunta básica que nos podemos hacer es: ¿Qué es lo que estoy viendo? ¿Cómo ubico la información que me ofrece la constelación?
Lo que vemos en una constelación siempre es la información que necesita mirarse en ese momento. No depende de lo que diga el cliente ni el terapeuta, porque los representantes expresan a través del cuerpo lo que sienten y no hay interpretación sino una lectura corporal. Este es su uso correcto. Cuando interpretamos, proyectamos algo nuestro. Sin embargo, la lectura es tal cual, una decodificación, y es lo más objetivo que tenemos para percibir, aún así  podemos ofrecer una constelación en ciego (cuando intuimos que la información verbal que presenta el cliente puede condicionar al representante) y siempre hemos de comprobarlo por los medios que dispongamos: mi propia percepción corporal como consteladora, el campo de conciencia, la expresión verbal del representante, cambios sutiles en el cliente y sobre todo, a través del movimiento que se genera dentro de la constelación

¿Por qué no hay una base para emitir juicios sobre una persona a través de una constelación?
Porque no sabemos de qué "capa" de la conciencia viene esa información, ni la dimensión que abarca dentro de su psique. Puede mostrarse con intensidad y sin embargo, ser un "pequeño defecto" que el alma pulsa fuertemente a corregir, siendo muy débil como se muestra en la vida cotidiana, o al revés. Hay muchos factores que pueden influir, empezando por el propio temperamento del representante.
si no tenemos en cuenta estos factores, podemos interpretar en vez de leer la información.


De esto se desprende además, nuestra responsabilidad con el grupo antes de empezar a constelar. Es necesario establecer con ellos una comunicación desde nuestro corazón al suyo, para entrar en un estado de no juicio, de servicio amoroso, partiendo de la base de que: no sabemos nada, ni necesitamos saber. De respeto profundo a cada participante y sus ancestr@s, creando un espacio sagrado que pueda acoger la información que se ha mantenido oculta hasta ahora, para que pueda ser mirada y finalmente abrazada.

Las Constelaciones Familiares son una herramienta valiosísima para detectar nuestra verdad. Su implementación requiere de un bagaje psicoterapéutico que lo convierta en un trabajo nutritivo y sanador, no solo en una técnica que nos abre a una dimensión profunda del ser humano, sin que sepamos como tratar el material que accede a la conciencia. Seamos responsables abriendo tan solo los procesos que sabemos cerrar. El constelador no debe ir más allá de lo que sabe y puede hacer, ha de ser prudente.
Otro error del que he sido testigo es el del terapeuta que manipula o fuerza una situación dentro de una constelación. Esto contradice absolutamente la forma de trabajar de  Bert Hellinger y su legado.
Quién actúa así, no sabe lo que está haciendo y comete un grave error: se coloca por encima del sistema, juzgando que debería ser de otra forma cuando debemos partir dejando atrás cualquier intención personal. Como no permanece en posición neutral, se pone a sí mismo en riesgo, adptando inconscientemente "algo del sistema" atrayendo hacia sí los aspectos emocionales y energéticos más densos, perpetuando el daño y aquello que en principio pedía sanación. Un ejemplo: el constelador que se mete a separar un conflicto que se muestra dentro de la constelación.

Estamos para favorecer la integración, podemos proponer un movimiento, intervención terapéutica muy medida. Si el representante puede llevarlo a cabo, está bien, sirvió de impulso y podemos ir más allá. No obstante, sabemos que desde el silencio hubiéramos llegado igualmente, dando el tiempo necesario. Por eso nunca se debe juzgar, forzar o manipular lo que se muestra en el campo de conciencia, ni siquiera apelando a las Leyes Sistémicas o cualquier otra enseñanza que dice cómo debería de ser el movimiento sanador. Lo que es, es.



Otro aspecto importante es el del manejo de la emocionalidad dentro de un taller. He visto constelaciones en las que se "permite" que los representantes entren en catarsis, cuando sabemos que este trabajo tiene la potencialidad de acceder a capas más profundas de la psique personal y familiar si el representante se mantiene en un estado de centramiento, presencia y conciencia neutra. En ese estado se inicia por si solo el llamado "movimiento del alma" o incluso puede llegar a iniciarse un "movimiento del Espíritu". Si véis a Bert Hellinger, os daréis cuenta de la paz que emana de su neutralidad, y cómo ésta se muestra en la constelación surgiendo de los aspectos más profundos y enquistados. Por eso no favorecemos la catarsis, guiamos con nuestro arte terapéutico al representante a mantenerse centrado y consciente de lo que siente. Evitamos así un sufrimiento innecesario, inutil e irreverente.

Colocarse en el papel del constelador requiere también de lo que Bert Hellinger ha llamado: la purificación del terapeuta: haber realizado una "limpieza general interna" y no solo que crea que ya lo ha hecho. La limpieza interior requiere un profundo conocimiento de un@ mism@, es constante y responde a estas preguntas:
¿Cómo son mis relaciones?
¿Agradezco la oportunidades para conocerme mejor incluso en los "errores" que cometo?
¿Estoy dispuest@ a reconocerlos y afinarme?
¿Puedo asumir la verdad incluso en las situaciones más complicadas y extremas?
 ¿Logro perdonar a quienes me ofenden?
El grado en que podemos acompañar a otro hacia la armonía depende de nuestro propio grado de compasión, coraje, templanza, justicia y sabiduría.
Mirar a quien te pide acompañamiento terapéutico, y preguntarte:
¿puedo ver su luz y dirigirme a ella para mirar y abrazar su lado más sombrío?

Estamos tocando profundas heridas, apoyando al ser humano en un trabajo amoroso y muy delicado que en ocasiones se convierte en una auténtica cirugía del alma.
¿Estás preparado para operar?
Asegurémonos bien, antes de dar un Sí.

martes, 18 de marzo de 2014

BERT HELLINGER: Derecha e Izquierda, las Otras Dimensiones

Del curso en Berlín, 10-12 de septiembre 2010
Quiero hacer algo con todos vosotros. Lo haré a través de una meditación.


Comentario previo

Hay dos hemisferios cerebrales, que se encuentran uno frente al otro. Se encuentran enfrentados y también se complementan. Se encuentran enfrentados, porque se hallan separados. Ambos tienen funciones diferentes.

Continuamente tenemos dificultades, porque nos movemos más en un hemisferio cerebral que en el otro. La solución sería, juntarlos de tal manera, de poder movernos con ambos, sin hacer distinciones entre ellos. Esto es lo extrínseco, en general conocido.

Ahora viene algo diferente. En la Biblia dice: “Dios creó al hombre a su imagen.” Después viene algo desconcertante. Dice: “Varón y hembra los creó.”

Entonces con Dios- si es que tengo el permiso de decirlo de este modo- ambos hemisferios cerebrales no se hallaban separados.

Con nosotros se encuentran separados. Al contrario que con Dios, para nosotros hombre y mujer aparecen separados. Pero el hombre solo, no está hecho a imagen de Dios, y la mujer sola, no está hecha a imagen de Dios. Solamente juntos corresponden a la imagen de Dios.

Es decir, el hombre solo se halla incompleto. Sólo con la mujer se completa. Pero él diferencia entre sí y la mujer. Lo mismo vale para la mujer.

El ser humano se hace completo, si logra unir dentro de sí tanto lo masculino como lo femenino- en todo sentido, es decir si logra la unidad.

Hay muchas diferenciaciones, donde no apreciamos que son una continuación de la diferenciación entre hombre y mujer. Por ejemplo la diferenciación entre cuerpo y espíritu. En lugar de mujer decimos cuerpo, en lugar de hombre decimos espíritu.

En este sentido, el camino espiritual no reconociendo al cuerpo, es en muchos sentidos una negación de la mujer. De allí que muchos caminos espirituales sean hostiles al cuerpo. Anulan la unidad entre el hombre y la mujer y le dan primacía a uno por encima del otro.

Así se da también con el hemisferio derecho y el izquierdo. Uno es masculino, el otro femenino. Lo mismo vale para arriba y abajo.

Pues bien, la pregunta que surge es: ¿Qué logra unirlos?


EN SINTONÍA

A cerrar los ojos, sientan en ustedes:

¿Qué lado tiene mayor fuerza: el derecho o el izquierdo?

¿Qué tiene mayor fuerza: arriba o abajo?

¿Qué tiene mayor fuerza: la relación con mamá o la relación con papá?

Si tienen hijos de distintos sexos. ¿Con cuál de ellos es más fuerte la relación, con el hijo o con la hija?

LA MEDITACIÓN

Esto fue lo preliminar. ¿Pudieron percibir en ustedes la separación?

Ahora- a través de la meditación- quiero transitar con ustedes un camino, en el cual podamos unir ambas partes. Uno y otro siempre son a la par masculino y femenino. La pregunta es: ¿cómo llevo a ambos a una unidad? Si esto lo logramos en los distintos ámbitos, logramos la unidad entre hombre y mujer en nosotros y en nuestras relaciones de pareja.

DERECHO E IZQUIERDO

A cerrar los ojos. Dirigimos nuestra atención al brazo derecho, al brazo izquierdo. Abrimos los brazos y giramos las palmas hacia arriba. Luego las ubicamos sobre los muslos. A mantenerse relajados.

Ahora sientan primero una mano y después la otra. ¿Cuál es más fuerte? ¿Cuál es más débil?

Sin mirar ni a la una ni a la otra, dirijan la mirada hacia delante, hasta que ambas manos se unan.

Esto significa que una mano se hace más y la otra también. Esperamos, hasta ya no pensar ni en la una ni en la otra, derecho e izquierdo se hicieron uno- infinitamente uno. Aquí se desarrolla un proceso, donde los contrarios se anulan. Juntos se convierten en una unidad.

ARRIBA Y ABAJO

Hacemos ahora lo mismo con arriba y abajo. Miramos primero hacia arriba y luego hacia abajo. ¿Dónde en nuestro cuerpo transcurre la línea divisoria? También aquí esperamos, hasta que ambas partes lleguen a ser una. Cuando la unidad se logra, sentimos la diferencia en nosotros.

PADRE Y MADRE

Hacemos ahora lo mismo con padre y madre. En nosotros sentimos de inmediato el lugar del padre y el lugar de la madre. ¿Cuál de ellos se encuentra desatendido y en el trasfondo?

Nos mantenemos en un movimiento interior, hasta que ambos surjan en nosotros, se unan, se hagan iguales y uno a la vez.

LA RELACIÓN DE PAREJA

Ahora trasladamos este movimiento a nuestra relación de pareja. ¿Quién o qué se halla en primer plano? ¿Quién o qué se halla más en el trasfondo? ¿Algo se encuentra más a la derecha, más a la izquierda? ¿Quién o qué se encuentra más arriba o abajo?

Ahora permitimos que se junten, ambos o ambas indiferentemente. Sentimos el efecto, cuando ambos se unen en un amor abarcador.

DIOS Y EL MUNDO

Ahora nos dirigimos a un contraste más, a la que podemos comparar con derecha e izquierda o con arriba y abajo- el contraste entre Dios y el mundo.

Dejamos que confluyan en nosotros en una unidad sin distinciones, nosotros unidos a la vez con ambos, siendo uno- en todos los sentidos.

CONSIDERACIÓN ULTERIOR

Estas reflexiones pueden ser aplicadas también en otros contrastes. Las voy a mencionar brevemente.

SALUD Y ENFERMEDAD

Si queremos deshacernos de una enfermedad nos comportamos de una manera masculina. Si asentimos a ella, nuestro comportamiento es femenino. Si ambos contrastes pueden confluir, salud y enfermedad tienen un efecto conjunto y se convierten en una unidad.

VIDA Y MUERTE

La vida es aquí masculina, la muerte femenina. ¿Qué sucede con nosotros, si en nuestro sentimiento ambas pueden llegar a ser una unidad?

Nuestra vida se serena y se completa. La vivimos cara a cara con la muerte. Entonces también la muerte se completa a su tiempo.

ANTES Y DESPUÉS

Desde el sentimiento, lo pasado en el tiempo es femenino. En todo sentido está concluido. Lo próximo es masculino. Si nos dirigimos al después actuamos de manera masculina. Si lo anterior nos cautiva, esperamos, sin actuar. Ambas partes son necesarias y por sí solas estériles.

¿Cómo se hacen uno? En el instante, ahora.

MI CUERPO

A nuestro cuerpo muchas veces lo tratamos, como si estuviera subordinado a nuestro espíritu. Lo tratamos de arriba a abajo, si bien ningún espíritu puede vivir en sí, sin cuerpo.

Muchos postulan el contraste que se da entre espíritu y cuerpo, también muchas personas religiosas o espirituales. Allí se refleja otro contraste, especialmente en los hombres. Es el contraste que se da entre hombres y mujeres.

¿Qué no le han hecho hombres a mujeres en desprecio, opresión, mutilación, denigración? Tratando a las mujeres como propiedad personal, de la cual podían disponer a su antojo, podían intercambiar o deshacerse, sin compasión y respeto, sin corazón.

Del mismo modo tratan muchas veces a su cuerpo. Lo descuidan y lo ponen en juego por los así llamados valores espirituales, muchas veces en afán de vana gloria.

¿Qué es ultimadamente una guerra o una campaña militar, la imagen de la tierra asaltada, la violación de una mujer, que en sus consecuencias lleva a la violación de muchas mujeres, sin compasión y respeto y corazón?

¿Dónde comienza para nosotros la reconciliación y la paz en todos los niveles?

En el respeto y el amor por las mujeres y en que los hombres se ubiquen debajo y junto a ellas.

Este movimiento va mucho más allá de la llamada igualdad de derechos, así como entre cuerpo y espíritu no puede haber igualdad, sino solo un plegarse, a lo que le precede, que es lo que lo mantiene en la vida y lo sostiene.

Si pienso, en lo que muchos hombres, a través de tanto tiempo, le han hecho a las mujeres, me salen las lágrimas, también cuando reflexiono acerca de lo que yo y muchos hombres le han hecho a su cuerpo y al cuerpo de otros seres humanos.

Así como los hombres, especialmente los hombres, tratan a las mujeres, así tratan a la tierra, si bien es sólo ella la que los sostiene.

De modo similar manejan el dinero. Más allá del dinero como salario merecido por un trabajo realizado; una ganancia sin fundamento se convierte en manos de los hombres en una guerra nueva y diferente y- ultraja a aquellos de los que ultimadamente proviene.

¿Cómo regresamos a nuestros fundamentos? ¿Cómo regresan los hombres a las mujeres? ¿Cómo regresan mujeres a sus madres, cuando se sienten en una situación similar con respecto a su cuerpo?

Con humildad. De una altanería prepotente regresamos a la tierra. Regresamos haciendo un desplazamiento del peso: de lo volátil a la atracción de la madre tierra, de la que provenimos, que es la que nos nutre y nos sostiene. Entonces las mujeres cargan a los hombres y a otras mujeres con un amor maternal. Se unen a ellos, conforman una unidad, sin elevarse por encima de los mismos.

Así también regresamos a nuestro cuerpo y a través de él hacia ese poder creador, el arquetipo y el origen de toda vida, que de modo más amplio encontramos en la mujer, en la madre- y también en nuestro cuerpo.

¿Cómo? Con ese amor original, que maternalmente se dirige a todo a lo que dio existencia diciendo: ¡Que se haga! ¡Qué sea! ¡Qué viva!

EL ABRAZO

Hace poco reflexioné acerca de lo que sucede en un abrazo. Hombre y mujer están en una referencia mutua. Entonces aquí está ubicado el hombre y frente a él la mujer. El hombre extiende ampliamente los brazos y mira invitándola a la mujer. Frente a él se encuentra la mujer. Ella también abre los brazos y mira invitadoramente, con amor al hombre. Ellos se acercan mutuamente y se abrazan en forma entrañable.

¿Cómo aguantan el abrazo? Sólo un corto tiempo. El abrazo es demasiado poco. La relación entre hombre y mujer, si absorbe todo como en un abrazo, es demasiado poco. Para la vida es demasiado poco. Por lo mismo se separan después de un abrazo, tienen que soltarse. Nadie lo aguanta a la larga.

Ella da un paso hacia atrás y él da un paso hacia atrás. Ambos vuelven a extender sus brazos, muy ampliamente y miran más allá de la pareja a la vida como un todo. Ahora integran mucho a su abrazo, por ejemplo a la familia del otro, todo lo que le pertenece, pero también al mundo como a un todo. Y aquél que extiende los brazos siente que hay algo grande detrás de él, algo que lo sostiene y que tiene un efecto. Luego vuelven a mirarse, pero en unión con eso más grande. Experimenta su relación en otro nivel. Tiene otra amplitud, otra profundidad. Ambos ven al otro unido a mucho. No se atreven, a querer sacar al otro de allí y tenerlo sólo para sí mismo. Eso ya no es posible. Pero justamente, por ser tan amplia la mirada, pueden encontrarse de esta manera tan despreocupada, separarse un poco, nuevamente encontrarse, nuevamente separarse un poco, porque se encuentran integrados a algo más grande.

Lo mismo vale si, igual que la imagen de hombre y mujer, experimentamos en nosotros muchas cosas tanto pertenecientes como desconectadas.

Por ejemplo:

Derecha e izquierda
Arriba y abajo
Cuerpo y espíritu
Salud y enfermedad
Pasado, presente y futuro

¿Cómo se logra en nosotros la unión de lo separado, tanto en la sensación como en el actuar?

Abrazamos con amor a ambos lados en nosotros. Luego retrocedemos algo interiormente, hasta poder percibir en nosotros las diferencias. Ambos lados vuelven a acercarse, hasta que se sientan uno con nosotros y nosotros con ellos. Así, en una unidad con ellos miramos hacia adelante, hacia aquello que nos desafía y lo realizamos con amor.